Extracto de centella asiática, descubre los principios activos de esta planta

 en la categoria Consejos para el cuidado de la piel

La crema de centella asiática contiene varios activos. Blastoactiva ha seleccionado dos de ellos por sus efectos aliviadores y reparadores: el asiaticósido y el ácido asiático. Gracias a su combinación y al grado de pureza activan y revitalizan las células de la piel.

Crema de centella asiática: propiedades

La crema de centella asiática está compuesta por dos de sus componentes: el asiaticósido y el ácido asiático. Se trata de una planta trepadora muy resistente que crece en zonas pantanosas y tropicales de Madagascar. Del jugo de sus hojas se extraen los ingredientes activos naturales: asiaticósido y ácido asiático.

Estos ingredientes alivian y reparan las pieles agredidas. Antiguamente se utilizaban para tratar heridas, llagas y úlceras, pero la investigación dermatológica ha descubierto su gran poder reparador al estimular la síntesis de colágeno, activando la aceleración del proceso de reconstrucción y renovación de la epidermis.

La Combinación de ambos activos consigue que la piel reaccione, activando y revitalizando las células, potenciando así la acción reparadora y renovadora de la epidermis.

Piel sana con crema Blastoactiva

¿Qué hace el asiaticósido?

  • Alivia la piel de las irritaciones.
  • Protege la piel frente a la degradación del colágeno.
  • Activa los fibroblastos, favoreciendo la reparación de la capa córnea.
  • Acelera el proceso de renovación de las células cutáneas.
  • Restaura la barrera epidérmica de la piel y evita la pérdida de hidratación.

¿Qué hace el ácido asiático?

  • Controla el desgaste celular de la epidermis (oxidación) en situaciones de estrés.
  • Protege la flora natural de la piel, reforzando sus defensas.
  • Acorta el tiempo de reparación epidérmica.

El origen de la centella asiática

La centella asiática se ha utilizado en países como la India desde hace siglos ya que favorece la salud de la piel. Esta planta es de la familia de las umbelíferas y puede llegar a alcanzar el metro y medio de altura. Los principios activos de esta planta, que se usan con fines medicinales, se encuentran en sus hojas frescas o secas y en sus raíces

La centella asiática también se conoce como Gotu Kola, Bahma-Manduki o Bahma Buti.

Además de en países como la India, también se puede encontrar en Indonesia, el sur de África o el sur de Estados Unidos. Tiene su origen en regiones subtropicales y se halla en espacios húmedos, cerca del agua, como ríos o lagos. En España es muy raro poder encontrarla. El uso de esta planta se ha expandido alrededor del mundo debido a sus propiedades regenerativas para la piel.

Principios activos de la centella asiática

  • Vellarina
  • Ácido tánico
  • Mucílagos
  • Esteroles vegetales
  • Taninos
  • Hidrocolitina
  • Aceite esencial
  • Asiaticósido
  • Ácido asiático
  • Brahmósido
  • Centellósido
  • Resina
  • Aminoácidos libres
  • Flavonoides
  • Ácidos grasos

Centella asiática planta

Estos componentes hacen que esta planta tenga propiedades regeneradoras de la piel. De todos ellos, Blastoactiva utiliza el ácido asiático y el asiaticósido.

La principal característica de la centella asiática es su poder de cicatrización.

Sus componentes activan la producción de colágeno, que influye directamente en la piel. Estudios científicos también han demostrado su acción tónica de la circulación.

Esta planta presenta propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias. Por sus características, la crema Blastoactiva reparadora dermocelular con centella asiática está especialmente indicada en casos de: agresiones superficiales en fase de poscicatrización, irritaciones por frío o sequedad, marcas de acné superficiales o eritemas solares.

La centella asiática tiene muchos beneficios. Por ejemplo, retrasa el envejecimiento de la piel, mejora la cicatrización, fortalece la dermis, estimula la síntesis del colágeno y repara las pieles agredidas.

Cuando aplicamos la loción de crema de centella asiática, como Blastoactiva, se consigue que la piel reaccione, activando y revitalizando sus células. También se potencia la acción reparadora y renovadora de la epidermis.

La centella asiática se ha usado desde siempre para aliviar heridas cutáneas, ya que tiene la facultad de devolver a la piel un aspecto saludable. Sus principios activos hacen que sea un regenerador muy potente de la piel. Estos principios activos intervienen en la producción de colágeno y también en la circulación de la piel. De este modo, esta planta es esencial para que la piel se mantenga en buenas condiciones.

 

Mª Luisa García García. Licenciada en Farmacia.
Nº colegiada 2532. Colegio Oficial Farmacéuticos de Badajoz.

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Resolveremos todas tus dudas

Ya soy consumidor de Blastoactiva
Enviar