¿Cómo reacciona una piel agredida?

 en la categoria Agresiones superficiales

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, pudiendo llegar a cubrir una superficie casi equivalente a unos 2 metros cuadrados, y pesar casi unos 10 kg.

La piel está compuesta por dos capas principales, la epidermis y la dermis que reposan sobre una capa grasa denominada hipodermis (tejido subcutáneo). Tanto la epidermis como la dermis se componen a su vez de dos subcapas. La zona que ancla la epidermis a la dermis se denomina unión dermoepidérmica. Es responsable del intercambio de oxígeno, nutrientes y productos de desecho entre la dermis vascularizada y la epidermis avascular.

Cabe destacar varias funciones muy importantes de la piel, entre ellas, las siguientes:

  • Protección: barrera protectora frente al medio externo como daños químicos o mecánicos o radiaciones ultravioletas y mantenimiento de una homeostasia internamente.
  • Sensación: sensibilidad al dolor, tacto, presión y temperatura.
  • Termorregulación: termorregulación a través de la dilatación y constricción de vasos y sudor.
  • Metabolismo: síntesis de vitamina D (metabolismo del calcio y de los fosfatos) en presencia de la luz.

Aunque nuestra piel parezca estar totalmente sana, diariamente la exponemos a diferentes agentes que la agreden y por ello es necesario un cuidado especial para evitar daños permanentes.

¿Qué es una piel agredida? ¿Cómo reacciona?

La piel sufre agresiones diariamente y la epidermis, que como hemos dicho, es la capa más superficial de ésta, puede dañarse y perder la función de barrera protectora. Cuando esto ocurre, notamos la piel seca y sensible, ya que ha perdido agua y ello facilita que distintas sustancias externas penetren en ella.

Estas agresiones pueden provocar sobre la piel varios tipos de efectos, entre los que cabe destacar los siguientes:

  • Descamación de la piel por su falta de cohesión, provocando que ésta esté seca y con un tono grisáceo.
  • Inflamación, tirantez y picazón, además de un envejecimiento prematuro.

Los efectos agudos pueden ser reversibles, pero este envejecimiento originado por la deshidratación y la degeneración de las estructuras fibrilares que le dan soporte, ocasiona una disminución de la turgencia y brillantez de la piel. Como consecuencia de todos esos cambios, la piel perderá elasticidad, formándose las conocidas arrugas y bolsas.

Factores climatológicos

  • Aproximadamente el 80% del envejecimiento de la piel se debe a la exposición solar, por lo que las personas que no usan una fotoprotección solar diaria, presentarán más envejecimiento que las que sí la emplean. La radiación UV no solamente puede provocar efectos agudos como las quemaduras solares, sino que es uno de los factores de riesgo a tener en cuenta en la aparición de melanomas cutáneos y también de las conocidas como manchas solares.
  • La exposición a temperaturas extremas y cambiantes ejercen un impacto negativo sobre nuestra piel. Ante el frío, los vasos sanguíneos se estrechan para evitar la pérdida de calor y la secreción de las glándulas sebáceas disminuye, por lo que la piel se seca y se agrieta. En cambio, ante climas cálidos y húmedos, las glándulas sudoríparas producen sudor, lo que provoca que notemos nuestra piel brillante, de aspecto grasiento, e incluso, es posible que aparezcan marcas de acné.

Factores cosméticos

  • Los cosméticos contienen químicos que pueden alterar el pH natural de la piel, por lo que un lavado demasiado frecuente puede dañar la estructura celular de nuestra piel y provocar una deshidratación. Estos agentes químicos pueden producirnos también reacciones alérgicas, irritación, picazón y descamación.
  • La depilación provoca una fuerte agresión a nuestra piel al resecarla en exceso, causando aparición de acné localizado por irritación debido a la cera depilatoria, inflamación tras el láser o cortes al utilizar la cuchilla depilatoria.

Factores internos

  • El consumo de tabaco favorece el desarrollo de arrugas, la pérdida del brillo y color de la piel. Los componentes tóxicos del tabaco generan estrés oxidativo y deterioran el colágeno y la elastina, que son las fibras que le dan fuerza y elasticidad, provocando por tanto que la piel se torne amarillenta y fina.
  • Una buena nutrición es un factor protector de nuestra salud a nivel general y ralentiza el proceso de envejecimiento. Cuando llevamos una dieta inadecuada y errónea, con exceso de alcohol, azúcares y grasas por ejemplo, favorecemos el deterioro prematuro de nuestra piel y facilitamos la aparición de arrugas.
  • El estrés crónico y dormir menos de 5 horas diarias se vinculan con la aparición de más signos de envejecimiento, y por tanto, con el deterioro de la función de barrera de la epidermis al dificultar su regeneración.
  • La genética y las enfermedades que padezcamos son elementos claves en la salud de nuestra piel, porque determinarán la velocidad de regeneración celular, la secreción de las glándulas o la aparición de lesiones como acné, psoriasis o dermatitis atópica.

¿Cómo tratar una piel agredida?

El paso principal para tratar una piel que acaba de ser agredida es mantenerla limpia.

Seguidamente se procederá a mantenerla hidratada con una buena crema o gel. En los casos en los que nuestra piel ha sido agredida, también resulta de especial importancia evitar la exposición solar, con lo que evitaremos no dañar todavía más la zona afectada.

Además, el uso de cremas renovadoras como Blastoactiva nos ayudará a reparar la capa protectora de la piel, ya que sus principios activos acido asiático y asiaticósido extraídos de la centella asiática, facilitan la reparación dermocelular, favoreciendo la activación de las distintas capas de la piel.

En conclusión, es importante prevenir la agresión en nuestra piel y saber tratarla adecuadamente para que no se deteriore y cumpla todas sus funciones fisiológicas. Si aplicando la prevención necesaria y los tratamientos posteriores tras la agresión, crees que tu piel no está sana, no dudes en consultar con tu médico.

José Pascual Albert – Farmacéutico

N.º COLEGIADO 9818 – COF de Valencia

Últimas publicaciones

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Resolveremos todas tus dudas

Ya soy consumidor de Blastoactiva
Enviar